EL SILENCIO ES SALUD

Este articulo surge a partir de que muchas personas a lo largo del tiempo, me preguntan el motivo por el cual busco el silencio. El articulo es un poco auto-referencial y explicativo, y solo pretende dar algo de luz al tema.

Los que me conocen saben que soy una persona que necesito mis espacios y mis tiempos.

Más que nada mis espacios. En esos “espacios” es que me retiro, me voy por ahí a caminar o me siento a estar solo.

Muchos me preguntan qué es lo que me sucede, a los cuales les respondo siempre lo mismo: me gusta estar solo, y necesito estar en silencio, para poder conectar con mi mundo interno, escucharme, sentirme, percibirme en general, y conectar con mi propio GPS.

En mi caso particular, lo que principalmente necesito es silencio mental. Necesito silencio de los que me hablan, y necesito no hablar. No es siempre, son momentos, pero me resultan muy necesarios.

Para aquellos que no saben o no se imaginan, el sonido es onda, onda vibratoria por supuesto, pero aquí lo aclaro para que se hagan una imagen mental de “un algo” que vibra, que “ondulea” (ya que estamos, invento una palabra para salir del paso 🙂 )

Por otro lado somos energía, o sea que estamos “onduleando”, ingresando en lo que ondulea a nuestro alrededor y viceversa.  Esto significa que como ondas, cuando nos encontramos en lugares o con personas, nos entrelazamos desde nuestros campos eléctricos y nos afectamos mutuamente.

silencio

Para ponerlo en forma básica, lo separo en 2 simples puntos:

1) Cuando alguien nos está hablando, escuchamos, ingresa a nuestro sistema. Procesamos lo que nos dice. Vibramos con eso que nos dice. Quedamos vibrando con eso. Basta nomás con pensar en haber estado escuchando a una persona que viene con 10 problemas, y nos los cuenta todos juntos, mientras nosotros escuchamos atentamente y nos compenetramos un poco (escucha atenta) con el relato. La persona se va, y nosotros quedamos por un rato escuchando y escuchando las palabras que nos fueron dichas. Nuestra cabecita queda procesando lo escuchado, lo quiere ordenar y quiere descartar lo que no es nuestro.

2) Nuestro cuerpo energético queda vibrando con eso. Es vibración de otra persona que emitió desde su emocionalidad, desde sus pensamientos, desde lo que le está sucediendo.

Es decir, nos quedamos impregnados de su vibración. Imagino que alguna vez les habrá pasado que alguien viene y nos cuenta de sus cosas, con un estado interno mas bien triste o pesado, o preocupado, y nosotros terminamos casi de la misma manera.

Pues bien, es por todo esto que a veces necesito silencio. Necesito que mi cuerpo físico, mental y emocional entren a reposo, para poder recuperar energías.

Sin contar que ademas, en el silencio, nos comenzamos a escuchar a nosotros mismos, a nuestras necesidades, pero esto sí que lo dejo para un próximo articulo, ya que es un tema muy interesante.

En lo personal, me quedo con la curiosidad de saber qué te ha despertado leer estas líneas. Si queres, podés ponerte en contacto conmigo 🙂

Y siempre que hay una situación que queremos resolver, es un próximo escalón para evolucionar 🙂

¡¡Casi me olvidaba!!   ¿Ya leiste el articulo LA IMPORTANCIA DE RECIBIR?

Gracias por pasar por aquí.

Alejandro Juroczko

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s