APRENDER A CAMINAR Y MAS

Todos en este mundo sabemos lo que significa caminar, tanto como concepto, como así también el valor que tiene para el ser humano. ¿Qué decir que no sepas? Es aquello que nos permite trasladarnos de un lugar a otro, en general por nuestros propios medios.

Muchos de nosotros lo damos por hecho, ya que no hemos tenido ningún problema de nacimiento, o incluso durante nuestra vida. Es algo que está ahí, “es lógico” que el ser humano camine, dicen algunos. Aunque no es tan así, pero bueno.

 

APRENDER A CAMINAR

¿Qué podría decirte que no sepas?
Caminar: ese fenómeno que me permite movilizarme de un lugar a otro, manteniendo el equilibrio para no caerme. Toda la estructura muscular, ósea, y otras, sincronizadas perfectamente lidiando con la fuerza de gravedad, la inclinación del piso, la inercia, y bla bla bla.

El punto es que aprenderlo nos permite trasladarnos, si. Pero yo creo que nos permite mucho mas que eso, y hasta voy a plantear al final, una analogía con la vida, a ver qué te parece.

 

APRENDER A PONERsE DE PIE

Resulta ser que para poder caminar, necesitamos ponernos de pie. Damos por hecho este punto pero no es un dato menor. Para quienes hemos pasado por ejemplo, por una cirugía de rodilla, de esas complicadas, sabemos el dolor físico que implica ponernos de pie durante el periodo de recuperación.

Pasé 14 semanas en ese plan, pasando de muletas a bastón, donde cada movimiento milimetricamente hablando, dolía a mas no poder, hasta que de a poco mis músculos fueron ganando fuerza y entonces ya no dolió mas.

Mientras eso sucedía, ponerme de pie era todo un tema, y ahí tomé finalmente conciencia que es una movida que damos por hecho, pero no lo es. Y ojo que estoy hablando de estar sentado y ponerme de pie.

Cuando aprendimos a caminar, entonces, aprendimos también a ponernos de pie, ya que nos caíamos a cada rato hasta que aprendimos a lograr ese tan buscado equilibrio.

 

APRENDER A CAER

¡¡Lo que faltaba!!  ¿También aprendimos a caer?

¡ Si !, tal cual, aprendimos a caer mientras aprendimos a caminar. No solo nos poniamos de pie cuando estábamos sentados, sino que nos matábamos a golpes contra el piso aprendiendo a caminar ¿Te acordás?

¿Y esto qué tiene de novedoso?. Pues de novedoso nada pero si que lo pasamos por alto. Hemos aprendido a caer porque ya nos íbamos dando cuenta que al caernos nos dolía, nos podíamos lastimar.

Claro, no cuando éramos bebés, pero sí a medida que crecimos y ya no caimos tan seguido. Quiero decir, ya de niños y de adultos, cuando nos damos cuenta de que caeremos, le buscamos la forma -dentro de lo posible- de caernos de “la mejor manera posible” intentando golpearnos lo menos posible, protegiéndonos. ¿Estamos de acuerdo, aunque mas no sea un poco?

LA VIDA MISMA

Mas arriba dije que la promesa de este artículo es hacer una analogía con la vida. Tal vez sea algo obvio, o tal vez no.

Aprendimos a caminar, y en ese proceso aprendimos a ponernos de pie, y también a caernos. Un movimiento que en realidad son 3.

Caminar es avanzar, y tambien es mantener el equilibrio. Esto solo es obvio si no tenemos ningun tipo de inconveniente fisico, pero si lo tuvieramos… nos dariamos cuenta de que es una tarea de segundo-a-segundo.

Ponerse de pie igual, si no tenemos inconvenientes es sencillo, si no… hay que hacer piruetas, y mucho mas si nos levantamos desde estar tirados en el piso.

Por ultimo, caerse es un arte. Intentar golpearse lo menos posible, o de manera tal que no lastime.

La vida y sus situaciones son igual: es caminar, hacer equilibrio dentro de cada situación, siendo éstas totalmente distintas, tal como es el piso a medida que caminamos. Hay situaciones que nos golpean y que nos tumban al piso. Aprendimos a caernos, ¡¡recordalo!!, ponete de manera tal que el golpe sea lo menos negativo posible.

Por ultimo, aprendiste a levantarte, asique levantate y seguí transitando la vida.

Lo mas lindo de todo esto es que cuando aprendimos los 3 movimientos, ya están aprendidos, vamos haciendo experiencia en cada uno de ellos, y cada vez que los hacemos, nos resulta mas fácil.

Soy consciente que las caídas, una y otra vez, dejan marcas, machucones, dolores. También sé que el cuerpo los resiste y si bien va bajando nuestra performance, también es real que nos re-generamos y podemos seguir adelante.

 

ASIQUE…

Cada vez que estés andando y vayas a caer, ponete en la mejor posición posible.
Y cada vez que caigas, recordá que ya sabes levantarte.

Te desafío a que lo tengas en mente cuando te encuentres en un problema.

Alejandro Juroczko

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s