UN PASO AL COSTADO

Señorita P  (y tantas otras personas que vienen a sus sesiones individuales)  tiene conciencia de sus avances en cuanto a su transformación y a su crecimiento.

En su caso venimos trabajando sobre diferentes temas específicos durante su proceso de crecimiento, y ella puede darse cuenta de las diferencias en su forma de actuar ahora, en relación a cuando empezó. Y no solo en sus formas de proceder, sino también en su estado y gestión emocional.

Este avance tiene a Señorita P muy contenta, como es de esperarse, y todo va bien hasta que de pronto  ¡¡pum!!, algo inesperado le sucede y vuelve a sentirse como al principio, lo que la deja no solo en estado de vulnerabilidad, sino también con mucho enojo, pensando que todo ha vuelto a su estado original en cuanto a sus aprendizajes, y a su sentir.

Esto que piensa y siente P, también le ocurre a la mayoría de las personas ya sea que vengan a sesión o no: creer que cuando algo sucede y nos sentimos como antes, significa que no hemos aprendido nada. Es mas aún, suelen decir “avanzo y un paso y retroceso dos”

Por mi parte me gusta pensarlo diferente. Todo se trata de un punto de vista.

En los procesos de crecimiento personal, se produce entre otras cosas una toma de conciencia, y en muchos casos un aprendizaje o expansión de habilidades y herramientas que aportan a las personas un nuevo eje desde donde tener puntos de vista diferentes, y conductas diferentes.

Desde este lugar, cuando algo nos pasa es posible que la sensación sea de “haber retrocedido y dar un paso hacia atrás”, pero la mi me gusta verlo como que nos hemos salido de eje (del nuevo eje) y quedamos “un paso al costado” de nuestro eje, pero no hacia atrás.   Algo así como venir por las vías del ferrocarril, y de pronto salirse de ellas y quedar descarrilado, fuera de eje.

Si bien esto no está bueno, al mismo tiempo no es lo mismo que haber retrocedido. ¿Por qué?  Porque lo aprendido se va incorporando, y la conciencia que ha tomado la persona, ya no puede volverse atrás, sino que pasó a ser parte de lo que configura la manera de ver las cosas.

La próxima vez que cuando algo te suceda y sientas que volviste atrás, ya no te enganches con pensamientos que te hacen creer que retrocediste, sino pensarlo como que algo te sacó de eje, diste un paso al costado, y solo necesitás reconectar con lo aprendido previamente y seguir adelante.

Recordar que todo es cuestión de puntos de vista, y del modo en que vemos y pensamos las cosas, nos marcará modos mas fáciles de volver a nuestro carril, a nuestro centro de bienestar.

Alejandro Juroczko

Por razones de confidencialidad, no doy ningún tipo de información que pueda romper la confidencialidad de las personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s